Running y senderismo

Correr y caminar

¿Es importante que los auriculares deportivos sean inalámbricos?

Con las nuevas tecnologías, está cambiando todo lo que conocemos. Gracias al Bluetooth, nos hemos desecho de los molestos cables que ataban nuestros oídos al dispositivo.

Pero con cada nuevo cambio surge la pregunta: ¿Ha sido para mejor? ¿Es imprescindible que los auriculares deportivos sean inalámbricos? ¿Se ha sacrificado el sonido por la comodidad?

¿Es importante que los auriculares deportivos sean inalámbricos?

¿Por qué necesitas unos auriculares Bluetooth si los modelos con cable hacen el trabajo igual de bien? Si quieres comprar unos, tienes una completa guía de auriculares deportivos en Tgusta.es.

Bueno, necesitarlos no es que los necesites, ya que muchas personas utilizan unos dispositivos con cable y corren estupendamente, pero si que te pueden ser muy útiles para realizar ciertas disciplinas deportivas.

Si quieres libertad y conveniencia, el Bluetooth es una tecnología que puedes utilizar.

Algo que siempre ha molestado a los deportistas, es tener los cables saltando de un lado para otros constantemente. Si te agachas te dan en la cara, si saltas te dan en la cara, si corres te dan en la cara, y una vez vale, pero que pase constantemente es un martirio.

Si, siempre está el truco de meterse los cables por debajo de la camiseta, pero el cable escurridizo siempre se acaba moviendo y arreándote en la cara.

Aparte de esto, también es muy molesto coger los auriculares y que todo el cable esté enrollado y tengas que pasar varios minutos intentando desenrollarlo. Con unos auriculares inalámbricos no tendrás que desentrañar el misterioso lío de cables antes de empezar a hacer ejercicio.

También hay menos posibilidades de dañar los auriculares por culpa del enredo de cables. En la mayoría de los modelos, si se estropean los cables, tienes que tirar los auriculares.

No estamos diciendo que los cascos con cables sean malos, pero si es cierto que la mayoría de gente que prueba los inalámbricos no vuelve a tener unos con cable.

Te sientes más libre de hacer cualquier cosa que desees sin estar pendiente de los auriculares, pues muchas veces, ni te acuerdas de que los llevas puestos. Correr, jugar o hacer ejercicio mientras se escucha música es más cómodo.

Los puristas aludirán a la pérdida de la calidad del sonido con esta tecnología, y a las interrupciones por la desconexión de los dispositivos, pero lo cierto es que los nuevos modelos Bluetooth, tienen un sonido que no tiene nada que envidiar a los con cables. Y las interferencias han desaparecido por completo.

Puede que haya algún modelo de baja calidad con las que se produzcan interferencias o pérdida notable del sonido, pero son casos aislados que no hacen justicia a la gran mayoría.