Running y senderismo

Correr y caminar

Ponte objetivos realistas

Ponte objetivos realistas

En el footing, como en la vida, tener una meta clara es la clave del éxito. Pero es cierto que a veces las metas que nos ponemos no son realistas con nuestras circunstancias y al no poder cumplirlas, sentimos frustración y desánimo.
¿Cómo establecer unas metas realistas para que puedas cumplirlas?

Cada primavera te dices a ti mismo que el lunes empiezas a hacer footing todas las mañanas, pero se termina el verano y ni siquiera has empezado a da un paso. ¿Te suena este caso?

Ponte objetivos realistas

Bien, es un problema muy común, tus objetivos no son los suficientemente inteligentes. Y no, no estoy diciendo que el deseo de salir a caminar y hacer footing sea tonto, pero no es específico, no tiene una duración determinada.
El ponerse un objetivo es un proceso continuo que consta de varios pasos. Primero tienes que evaluar tu estado actual, ser sincero en cuanto a tu forma física. Luego tienes que ponerte una meta realista y específica que podrás cumplir con un poco de esfuerzo, tendrás que detallar las acciones que tendrás que hacer para lograr ese objetivo.

Así que si realmente quieres emprender este camino, tienes que pensar más sobre lo que realmente significa hacerlo, cómo se puede compaginar con su situación actual, y lo que vas a hacer para lograrlo.
"Salir a hacer footing más" es una ambición bastante ambigua. ¿Qué estás esperando conseguir realmente? ¿Correr 200 kilómetros este año? ¿Participar en una carrera el año que viene? ¿Correr por lo menos 4 horas al día, 2 días al mes?

Cómo ponerse metas en el running

Una buena meta es cuantificable. Habrás podido ver que cualquiera de los ejemplos anteriores se pueden medir. O has corrido 200 kilometros este año o no lo has hecho, muy simple.
Una meta tiene que poderse alcanzar sin dejarse la vida en el intento, tiene que ser alcanzable.

¿Cuando se piensa en la meta que tienes por delante, te sientes un poco emocionado y un poco nervioso? ¿Puedes visualizarte a ti mismo logrando tus objetivos de una manera realista? Eso es probablemente una buena señal.
Ten cuidado de que tu objetivo sea conseguir realmente lo que quieres.
Si lo que queremos es dormir bajo las estrellas, pegarte una caminata hasta alcanzar una montaña no va a resultarte nada gratificante, aunque al final puedas conseguir tu meta.

La meta siempre debe de tener una fecha de finalización. Una fecha realista, pero no muy lejana en el tiempo.
Ahora que tienes una meta inteligente y alcanzable, es el momento de hacer un plan para lograrla. Pregúntate: ¿Cuál es el estado actual de mi meta?, ¿Qué necesito hacer a diario para llevarla a cabo?, ¿Qué necesito hacer cada semana, y cada mes?, ¿Qué recursos necesito para lograr mi objetivo (dinero, tiempo, equipos, personas)?, ¿Quién puede ayudarme?,¿Cuáles son las posibles dificultades que pueda tener que superar para alcanzar mi objetivo?, ¿Cómo sé que estoy en el buen camino?...

Saca tu agenda y reserva tiempo para salir a hacer footing con la mayor antelación posible. No necesitas tener todos los detalles resueltos, pero al proteger ciertas fechas y horarios de otros compromisos, seguro que tienes ese momento para hacer lo que te has propuesto.

¿Te has preguntado alguna vez por qué ante una confusión, un problema o un conflicto interior una de nuestras primeras reacciones es empezar a caminar?

Porque este acto reflejo nos ayuda a restaurar el sentido de equilibrio y a recuperar la tranquilidad interior.
Caminar es un estupendo tónico psicofisico y una forma perfecta para relajarse que no solo disipa el estrés y la tensión sino que también lo previene.

No hace falta caminar durante horas para comprobarlo, 10 minutos son suficientes para experimentar el efecto relajante que proporciona el salir de casa, alejarse de los coches, la gente y el ajetreo de la civilización.
Caminar al aire libre, alejados de los problemas favorece que nuestro cuerpo y nuestra mente encuentren su propio ritmo, no el impuesto por las circunstancias.
Mover el cuerpo es la mejor manera de alejar los pensamientos negativos y mantenerse fuerte , y un fin de semana al aire libre es una estupenda oportunidad para poner en práctica esta teoría. Sin embargo, hay que tener las cosas claras.

Dedicar horas y horas al deporte solo durante del fin de semana representa un estrés para el organismo, sobre todo para los músculos y las articulaciones.
De hecho, el deporte de fin de semana es el responsable de la mayoría de los traumas de tipo atlético .
Algunos estudios han demostrado incluso que el nivel inmunitario de este tipo de atletas se debilita tanto como el de las personas sedentarias , lo que parece demostrar que los mayores beneficios se obtienen cuando se practica una actividad física moderada pero constante.

Así pues, si no eres un deportista habitual, no te tomes el deporte demasiado en serio, sino de manera que te divierta lo mas posible.